AEROTERMIA, LA CLIMATIZACIÓN LIMPIA

Hacia una economía descarbonizada, únete a nosotros.

En i-DE apoyamos la electrificación de la calefacción como una solución para avanzar en la transformación energética. La calefacción doméstica es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero de nuestra sociedad y la aerotermia es una alternativa limpia para la climatización de edificios. Se trata de un sistema de climatización renovable que aprovecha la energía existente en al ambiente para transferirla a un espacio interior en forma de calefacción, refrigeración o agua caliente. Por sus características, resulta más eficiente y menos contaminante y, además, también representa un ahorro.

Cambiemos el presente, mejoremos el futuro. ¿Empezamos?

Descubre todos los beneficios de la climatización por aerotermia

Ventajas de la aerotermia frente a otros sistemas de climatización

Un sistema fácil y limpio. Así funciona:

Cómo funciona la climatización mediante aerotermia tanto en invierno como en verano

Hacer ciudades más sostenibles es posible

La instalación de aerotermia es una solución perfecta en la rehabilitación de viviendas y en la climatización de edificios públicos.

En ambos casos permite abandonar las soluciones con dependencia de combustibles fósiles por una solución de tecnología limpia y eficiente. Además, en edificios públicos como ayuntamientos, colegios o polideportivos supone iniciar el camino hacia la transición energética y dar ejemplo a la ciudadanía con una solución ecológica que piensa en el futuro. Por supuesto, en i-DE estamos a tu lado para asesorarte y guiarte en esta transformación. Paso a paso, podemos hacer que nuestras ciudades sean más sostenibles.

Ventajas de las bombas de calor frente a las calderas de condensación

Una de las ventajas más importantes a la hora de elegir la mejor opción posible para un sistema de calefacción, agua caliente y refrigeración, es la eficiencia energética, es decir, encontrar el sistema que ofrezca el mayor rendimiento empleando la mínima energía necesaria. Las bombas de calor tienen una eficiencia energética muy elevada, ya que por cada kWh consumido pueden producir entre 2 y 6 kWh de calor, por lo que ofrecen un rendimiento entre un 200 y 600%, lo que representa 6 veces más que el sistema de gas.

Con relación a su impacto en el medio ambiente, la bomba de calor evita el consumo de combustibles fósiles, debido al uso del aire y, por lo tanto, las emisiones atmosféricas desfavorables para el planeta.

Frente al uso extendido de la caldera de condensación, uno de los principales beneficios de las bombas de calor es que incluyen el servicio de refrigeración y permiten el uso de fancoils, un intercambiador de calor de diseño compacto que ayuda a calentar o a refrescar el ambiente.

Y, teniendo en cuenta la aprobación del nuevo CTE y del documento básico de Ahorro de Energía [PDF], las nuevas construcciones como las futuras renovaciones que se diseñen se asegurarán de priorizar la eficiencia energética, teniendo en cuenta el uso que se le va a dar, el tipo de vivienda y sus necesidades principales.

En definitiva, una mayor eficiencia energética, un menor impacto en el medio ambiente y el uso de refrigeración y fancoils, hacen de la aerotermia la mejor opción posible, siempre y cuando, el tipo de vivienda y sus necesidades lo permitan.

Ilustración de una ciudad sostenible